10 noviembre 2014

Y tú, ¿conoces su secreto?

En nuestra sociedad no se ve bien ser único,salirse de la norma. Se nos enseña a pertenecer a un grupo,todos iguales que nadie se salga de lo establecido. Hay modas, modelos a seguir, formas comunes de ser y pensar.
Por esta razón, nos da miedo no ser como los demás o como nuestro grupo nos exige, no vaya a ser que no seamos aceptadas.

Así que hacemos cosas que no nos apetece hacer, no nos escuchamos y acabamos siendo modeladas por la sociedad, llegando a enfermar por no seguir nuestros verdaderos instintos y lo que nuestro cuerpo nos demanda.

Los cuentos o relatos han servido durante generaciones para transmitir la sabiduría popular. 
Ya sabes lo mucho que me gusta escribir (ver aquí), por eso aprovecho y te escribo uno, como si de un cuento popular de sabiduría japonesa se tratara.

 Y tú, ¿conoces su secreto? 

http://www.artelista.com/obra/9098872254021591-ancianafumandoenpipa.html

Takito coge de la mano a Yumiko, su nieta más pequeña y le dice: 

-"¿Has visto alguna vez la planta tan hermosa que hay en la plaza central del pueblo? Esa que tiene unas hermosas flores." 

-"Sí, obasan (abuela). Es muy bonita",responde Yumiko. 

-"Necesita de los humanos para ser la más bella", continúa Takito. "La jardinera la cuida y según sean sus cuidados así será el color o la forma de sus flores. Hay un concurso anual para decidir qué planta de qué pueblo ha recibido los mejores cuidados según la belleza de sus flores. Mucha gente viene a contemplarlas" 

-"Ya lo sé, obasan, yo he visitado muchos de esos pueblos para ver sus plantas"  

-"Pero lo que tú no sabes es que nuestro pueblo tiene un secreto", le dice Takito en un susurro. 

-"¿De verdad?exclama asombrada la pequeña Yumiko. 

-"¡Sssh! Nuestro secreto solo lo conocemos algunas personas,las que apreciamos su esencia. Y, ahora tú también lo conocerás. En lo alto del monte Bukanzendo hay otra planta mucho mas especial,no necesita de nadie para desarrollarse. Es ella quien decide cómo quiere lucir. Se escucha, se siente y decide cómo será su día. Florece o no, tiene frutos o no. No consiente que ningún ser humano la manipule y decida cómo debe estar y cuando alguno lo intenta segrega un olor fétido. ¿sabes por qué la mantenemos en secreto?" -"No",responde Yumiko interesada. -"Porque nos enseña el valor de ser una misma,de sentir y aceptar lo que nuestro cuerpo nos dice y eso no le gusta a todo el mundo. Muchas personas,si supiesen de su existencia harían lo posible porque dejara de existir. Por eso solo se lo contamos a quienes saben apreciar su mensaje." La pequeña Yumiko sonríe y se lleva el dedo a sus labios exclamando "¡ssssh!".

Este relato es de Rocio Proy. Por favor, cita la fuente si lo reproduces.

Enlace foto





Estoy demoliendo mis cimientos para volverme a construir. Errores, meteduras de pata, reflexiones...¿Te lo vas a perder?¡Suscríbete ya!:


Delivered by FedBeurner

2 comentarios :

  1. bonito relato y bonita conclusion es cierto que hacemos muchas veces lo que nos dicta una sociedad ,pero tambien teniendo caracter y fuerza se puede conseguir lo que uno quiere y a cierta edad mas,creo que algunas veces lo consigo otras tengo que seguir las normas, esto es asi, gracias por este relato que no dice aunque es dificil que tenemos que hacer en nuestras vidas, bessssssssssss
    http://pepa1959.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes del carácter y la fuerza está el darse cuenta. Estamos tan alejadas de lo que nos pasa interiormente que la mayoría de las veces ni nos damos cuenta de que estamos siendo modeladas. Primero hay que mirar hacia dentro. ^_^

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!!!!
Debido a la entrada de spam, voy a moderar todos los comentarios, pero no te preocupes porque el tuyo aparecerá después de la aprobación ^_^