29 diciembre 2014

12 aspectos de los bebés que no son como me los contaron



Una de las conclusiones a las que he llegado este año es que todos nos dejamos llevar por los estereotipos. A todos se nos encasilla en uno y los bebés, a los que más "Ah, ¿pero no hace esto o aquello?Qué raro ¿no?" y esto, muchas veces hace que los padres pensemos que algo estamos haciendo mal.
Luego ya aprendes y no haces ni caso de lo que te dicen ;)

1. Duermen siestas de tres horas. Ésta es una de las primeras cosas que acabas desmintiendo. Te dicen que los bebés, sobretodo los primeros meses, se pasan el día durmiendo. Pues Peke no ha sido así. Desde que nació el mundo le interesa demasiado como para perder el tiempo durmiendo tantas horas seguidas. Hoy, con diez meses, le cuesta muchísimo relajarse. Todo lo tiene que observar y prefiere estar despierto a no perderse nada.

2. Duermen en su cuna. Los duermes en tus brazos y los dejas plácidamente en la cuna para que sigan durmiendo...¡JA! Según acercas a Peke al moisés o a la cuna abre los ojos como platos y tensiona el cuerpo como si intuyera que le vas a dejar sobre una superficie de púas o algo así. Y mira que lo intenté, pero no hubo manera. Probamos a calentarle las sábanas antes de meterlo. Dormirlo en brazos con un saquito y luego posarlo en el Moisés, ponerle una camiseta mía debajo y nada de nada, bueno, alguna vez durmió media hora o así.

3. Les encanta que les acunen. Ves en todas las películas y todo el mundo te cuenta cómo tumbados en tus brazos y cantándoles una nana los puedes dormir. Peke no se ha dejado. Desde muy pequeño ha querido estar sentado, nada de tumbado y en cuanto aprendió a quedarse sentado, todo su afán ha sido quedarse de pie. Así que lo del acune en brazos, con Peke, creo que lo he visto tres veces en diez meses, e igual te exagero.


4. Un baño les ayuda a relajarse. Peke se pone nerviosísimo. Para cuando llegamos a la cama está como una moto. Lo tenemos que bañar entre dos de lo que se mueve. Y ahora que ha aprendido, que no falte el chapoteo. Ya nos hemos pedido el chubasquero para Reyes ;)

5. Darles un masaje les relaja. Dentro de la rutina para dormir están los masajes. Después del baño y antes de ir a la cama, un masaje y quedan relajaditos, relajaditos. Pues no. No nos deja. Siguiendo la misma tónica del acune, no quiere saber nada de estar tumbado y, si lo intentas, te quita las manos. Vamos, que me ví unos cuantos vídeos de masajes a bebés, en el embarazo, para na-da. Igual igual de improductivo que los masajes con rosa mosqueta en el perineo.

6. Te va a encantar ponerle modelitosPeke es muy guapo (se que no me crees porque soy su madre, pero es muy guapo) y todo lo que le pongas le sienta bien, pero no le gusta nada nada, pero nada que se le vista, pilla unos cabreos...Desnudo todo lo que quieras, pero en cuanto se da cuenta de que le estás vistiendo, se arma la de san quitín. Así que imagina la pereza que me da vestirlo.

7. Les pones un rato en la hamaca y tú haces otras cosas. Nos prestaron una hamaca muy chula, con tres muñequitos muy graciosos. Pues creo que entre todas las veces que lo intentamos pasó unos cinco minutos en ella. Miraba los muñecos así con recelo y acababa a golpes con ellos y muy nervioso, y sin ellos creo que se aburría. Fuera hamaca.

8. Con un juguete puede pasarse un buen rato. Todavía con diez meses y medio estoy esperando que pase. "Ya verás en cuanto se siente cogerá un muñequito y estará un rato con él, así podrás descansar un poco". Peke es muy inquieto, todo lo quiere tocar, ve una cosa, la coge y ya está mirando la siguiente que quiere alcanzar, que casi siempre es algo peligroso para él (gatea con una velocidad impresionante, la misma con la que se pone de pie).

9. Si le das cereales por la noche duerme del tirón. Ésta la he leído en muchos sitios y también nos la comentó la enfermera de pediatría muy segura. Pues no, no duerme toda la noche de un tirón, sigue despertándose igual y es más, como los tome poco tiempo antes de irse a la cama, le dan muchos gases y se despierta llorando el pobre.

10. Le pones el chupete y ya no te pide tanta teta. No lo ha querido. Se lo pones en la boca y lo escupe. También es verdad que no le hemos insistido mucho porque, el poco tiempo que lo medio aceptó, me di cuenta de que ya no succionaba como antes.

11. La solución para que puedas hacer cosas es el porteo. Si bien portear me ha venido genial para que, aunque él durmiera en mis brazos, yo me pudiera levantar del sofá (recuerda que ni Moisés ni cuna), que menos mal porque ya tenía el pompis cuadrado, no me ha servido para hacer otras cosas, como hacer algo de la casa. Para que estuviese a gusto tenía que estar tooodo el rato con la teta en la boca y, no sé por qué extraña razón, no pegaba su cabeza a mi pecho cuando se quedaba dormido en el fular,  y si le quería poner la tela para sujetarle la cabeza se despertaba. Así que al final las manos las seguía manteniendo ocupadas. Pero eso sí, solo con poder pasearme por la casa ya era feliz.

12. En el cochecito se pegan unas siestas... Si, se las ha pegado, pero incluyo este punto por algo muy curioso. Dormía si las baldosas del suelo eran las típicas de Bilbao. Como cambiase a otra ¡lo notaba! Imagínate los paseos solo podían hacerse por calles determinadas. Es que Peke es muy de Bilbao ;P



Estoy demoliendo mis cimientos para volverme a construir. Errores, meteduras de pata, reflexiones...¿Te lo vas a perder?¡Suscríbete ya!:


Delivered by FedBeurner

2 comentarios :

  1. Cómo no va a ser inquieto, si peke es un bebé ImasDmas. Experimentar, investigar... :D Y muy de Bilbao. Lo de las baldosas me encanta, aunque ya imagino que a la qu le toca pasear, no tanto..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja ¡Qué razón tienes! Pues era un poco complicado el itinerario ;)

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!!!!
Debido a la entrada de spam, voy a moderar todos los comentarios, pero no te preocupes porque el tuyo aparecerá después de la aprobación ^_^