01 diciembre 2014

¿Haces cambios en tu vida y te sientes culpable?

Alguna vez te habrás planteado un cambio de vida. No estoy hablando de ir a un curso de ingles o empezar a hacer deporte. Hablo de uno de esos cambios que se tienen que hacer desde dentro. "Quiero ser mejor persona, me quiero querer más, quiero sonreír mas, mirarme en el espejo y no odiar cuerpo...", en definitiva, ser como quieres ser. Un cambio como el que te comentaba en este otro post. Pero cuando consigues llevar tus planes a cabo y notas que te sientes mejor, parece que a tu familia no le parece bien y te preguntas por qué.


Empezamos un lunes, porque esas cosas, como las dietas, creemos que se tienen que empezar el primer día de la semana (nada más lejos de la realidad. Pones todo tu empeño en quererte, en ser fiel contigo misma. Escuchas lo que te pide el cuerpo e intentas por todos los medios darle lo que quiere. Vas descubriendo que cada día te sientes mejor contigo, podrías decir que incluso más feliz. Incluso notas que empiezas a cambiar tus prioridades y tienes otra visión de la vida.

Pero, de repente, empiezas a sentirte mal por lo que estás haciendo. Desde todos los lados te llegan mensajes velados de que no estás haciendo bien. Que haces cosas que antes no hacías, te dejan caer que eres egoísta... Muchas veces no son mensajes claros, si no sensaciones que tienes, como una opresión en el pecho o la garganta, que te hace dudar de ti misma. Una de las situaciones en las que aparece esa sensación es después de una llamada de teléfono o una visita a tus padres o hermanos.

¿Y por qué pasa todo esto? Os voy a hablar de una perspectiva que a mi me ayudó a entender este tipo de situaciones. Se trata de la Teoría Sistémica Familiar. Teoría que se usa en la terapia de familia (no sé si sabes que estudié psicología). Esta teoría considera que la familia es un sistema. Este sistema va cambiando a lo largo del tiempo debido a los cambios de cada uno de sus miembros o a través de la información que proviene del exterior. Cada miembro del sistema desempeña un rol con unas características, por supuesto, no escritas, pero que todos conocen. Cuando un miembro de la familia  cambia, ese cambio será aceptado o no en función de si se considera peligroso o no para la "supervivencia" del sistema. En definitiva, esa forma de actuar es producto del miedo, del miedo a que la familia se rompa.

Seguramente no digan directamente que no les gusta lo que haces, si no que es todo más sutil. Cuando hablas con ellos notas un sentimiento de culpa, no sé, casi casi como si te hubieses portado mal. Y, para ellos, te has portado mal.  Pero el meollo de la cuestión es que, en muchos casos, ni ellos mismos se dan cuenta de esta actitud, ya que se produce de una manera inconsciente.

A mi este conocimiento me ha servido para saber que esas reticencias familiares a mis cambios son producto del miedo. Que estando atenta a mis emociones puedo saber que algo ocurre. Ese nudo en la garganta o en el pecho que siento muchas veces es una buena señal de alarma que me envía el cuerpo (alguien esta intentando, consciente o inconscientemente hacerme sentir mal).

No es fácil superar esos sentimientos. La familia sabe cómo hacer para convencernos y desistir, seguramente lo ha conseguido muchas veces a lo largo de tu vida, pero si estás totalmente convencida de que quieres cambiar, superarás todos los obstáculos.

Hay un buen método para saber si los cambios que estás a punto de realizar son los que quieres de verdad: cuando tu cuerpo vibra de emoción ante algún cambio, es que ese es tu camino.

¿Te ha pasado alguna vez que tus cambios no gustan a los demás?


Estoy demoliendo mis cimientos para volverme a construir. Errores, meteduras de pata, reflexiones...¿Te lo vas a perder?¡Suscríbete ya!:


Delivered by FedBeurner

2 comentarios :

  1. La vida hace que cambies constantemente y llegas a la madurez, quizas yo fui mayor antes de tiempo, pero cuando decido una cosa la llevo a cabo me cueste las criticas que me cueste y los sofocos, tambien es verdad que soy fuerte en mis decisiones nadie me hace cambiar de opinion y si las criticas han sido muchas a lo largo de mis años, no importa, creo que he obrado como debia, ahora con falta de salud dependo mas de los demas y esto para mi forma de ser y comportarme es un problema, lo mejor vivir libre y sin ataduras y esto es lo que te lleva a ser tu mismo, le guste a quien le guste, besssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro por tí, Pepa. Tener las cosas claras y que te de igual lo que opinen otros, aunque sea tu familia es el ideal. Pero hay mucha gente que, por muchas circunstancias, la opinión de nuestras familias nos afectan en lo más hondo, imagínate las críticas ya sean veladas o no. Gracias por tus aportaciones ^_^ besos

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!!!!
Debido a la entrada de spam, voy a moderar todos los comentarios, pero no te preocupes porque el tuyo aparecerá después de la aprobación ^_^