12 enero 2015

La soledad de la maternidad

Te avisan de que vas a tardar años en dormir de un tirón, que la espalda te va a doler horrores por las malas posturas de la lactancia y de la etapa de empezar a andar, pero nadie te avisa de la soledad.
Estas veinticuatro horas con tu hijo pero sientes soledad. Es una sensación extraña de estar en una burbuja, estás ahí entre la gente, pero la burbuja te aisla.


A veces piensas en por qué tu madre no te lo contó, aunque igual te lo contó y no hiciste caso. Hay cosas a las que no se quiere atender o bien por considerar que no es verdad o bien porque se piensa que no será para tanto. Quizá no se cuenta para no desalentar.

De repente te ves incapaz para todo, no hay tiempo, el niño lo ocupa todo y solo esperas que alguien te pregunte en qué te puede ayudar, pero nadie lo hace. Deciden por ti y casi nunca aciertan. Se oyen frases como "así nos las arreglamos las demás","pues si fuesen dos cómo te las ibas a arreglar". Resuenan en la nuca las sentencias de aquellos que quieren pero no pueden tener hijos "no te quejes, menuda suerte has tenido".

Y, entre frase y frase, suspiras por un ratito para ti, un ratito, no pides más. Un momento para respirar, relajarte o hacer otra cosa que no sea cuidar.
La vida social poco a poco desparece, no hay tiempo para llamadas o cafés, no hay tiempo, ni ganas. Lo intentas, quedas con una amiga para charlar, pero la visita se convierte en un "no cojas esto","aquello no se toca","estate quieto", y ya no estás a gusto, decides que esto también puede esperar, como las cremas, la peluquería o la depilación. 

Durante este año habrán sido tres o cuatro horas en total las que habré tenido tiempo para mi, para ir al dentista, planazo.
No todas las madres experimentan lo mismo que yo, pero sí que se repite en todas esta misma sensación. Todas se preguntan donde quedó la tribu, en qué momento se decidió que el cuidado o la crianza de un niño tenía que ser algo solitario.



Estoy demoliendo mis cimientos para volverme a construir. Errores, meteduras de pata, reflexiones...¿Te lo vas a perder?¡Suscríbete ya!:


Delivered by FedBeurner

2 comentarios :

  1. feliz año y empiezas parece un poco triste , y si la maternidad es algo solitario pero mi compañero me ayudo mucho y solo al principio tuve esta sensacion , bueno cada uno lo vivimos como podemos, me alegra saludarte y poco a poco se pondran las cosas en su sitio es cuestion de tiempo, muchos bessssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Feliz año a ti también Pepa. No estoy triste, estoy cabreada jajaja
    Mi marido hace lo que puede mi queja no va por ahí. Antes el cuidado de los niño a era de todos, hoy se centra en la familia central y no hay queja posible. La maternidad hoy en día tiene muchas sombras.
    Un besote guapa

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!!!!
Debido a la entrada de spam, voy a moderar todos los comentarios, pero no te preocupes porque el tuyo aparecerá después de la aprobación ^_^