26 enero 2015

No me había dado cuenta de lo mucho que te debo

Me estoy haciendo mayor. Mi cuerpo está envejeciendo. Todavía es pronto para notarlo de verdad, todavía son pocas las arrugas, todavía no hay mucha gravedad en mí, pero la habrá.

Desde que nací, este cuerpo me ha acompañado. No me ha fallado nunca, todo ha funcionado a la perfección hasta el día de hoy. Y yo le debo una disculpa. Una no, muchas.

Lo he despreciado, lo he comparado con otros y, a mi parecer, siempre perdía la partida. Lo miraba y solo podía pensar en qué ancho tengo esto, qué feo lo otro o qué gordo lo de más allá. Si, muchas veces he agradecido que tengo la suerte de poder andar o de tener todos mis miembros, pero me parecía poco, le exigía más, le exigía más belleza, como si eso fuera lo más importante, como si eso me diera la felicidad.

A mis cuarenta años y después de ser madre, mi cuerpo ya no es el que era, pero es ahora cuando quiero amarlo.
Necesito aprender a amarlo porque cada año envejecerá un poquito más. Necesito prepararme para el futuro. Por si, gracias a Diosa, llego a vieja, por si, con suerte me puedo acariciar una piel arrugada.
No quiero cirugías, no quiero cambiarlo, no quiero aplazar lo inevitable. Quiero encararlo con fuerza.
Si no estoy preparada para ver mi cuerpo envejecer, cómo lo voy a estar para morir...

Quiero estar orgullosa de mi cuerpo sea como sea y esté como esté, que nadie me diga cómo debe ser para alcanzar la felicidad, que nadie me diga que para alcanzar el éxito debe ser joven, porque el éxito es tener un cuerpo con las huellas de una vida disfrutada. 

Yo quiero saber agradecer a mi cuerpo su sostén, porque gracias a él VIVO.



Estoy demoliendo mis cimientos para volverme a construir. Errores, meteduras de pata, reflexiones...¿Te lo vas a perder?¡Suscríbete ya!:


Delivered by FedBeurner

2 comentarios :

  1. es dificil lo que dices, pero nosotros que lo tenemos peor por la edad y que no siempre el cuerpo te responde como quieres, una lesion o cualquier dolencia , te pueden arreglar la vida , con lo cual tenemos que disfrutar mientras se pueda y el cuerpo aguante e irnos concienciando que todo no es siempre igual, y se nota el cambio , como a mi, no poco a poco, si no por motivos de salud de golpe, un trauma superado y en segundo plano cuando algo falla, creo que estoy preparada pàra todo , ya veremos cuando llegue. besssssss y buena reflexion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepa. Por eso me parece injusto tratar mal la míio. Compararlo con cánones imposibles y no darme cuenta de lo bien que se está tal y cómo es.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!!!!
Debido a la entrada de spam, voy a moderar todos los comentarios, pero no te preocupes porque el tuyo aparecerá después de la aprobación ^_^